Lo mejor de esta vida es una buena "cocina sana", unos ingredientes frescos y cocinar con mucho amor, y de recompensa tendremos el gran placer de degustar lo que tus manos han creado

5 abr. 2012

Torrijas Tradicionales.

Esta semana os traigo el postre típico de Semana Santa, las Torrijas. Aunque existen una infinidad de variedades aquí os fresco la forma más tradicional de hacerlas: con leche, azúcar y canela.


Ingredientes:
1 barra de pan del día anterior o específico para torrijas que ya venden en los supermercados.
1 litro de leche entera.
1 rama de canela o canela en polvo.
5 huevos medianos.
1 palo de canela en rama
1 vaina de vainilla
La cascara de medio limón
100 ml de vino de Oporto.
300 gr de azúcar blanca
1 cucharada de canela molida
½ litro de aceite de oliva.

Preparación:

Primero preparamos la leche:

Lavamos muy bien el limón y lo pelamos sin que nos quede mucho blanco. Así no nos amargara. Abrimos la vaina de vainilla y sacamos las semillas que reservaremos para añadir más tarde a la leche.

Calentamos la leche a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos las semillas de vaina, la piel del limón y por último la rama de canela. Dejamos todo en reposo durante 5 minutos. Cuando la leche este tibia o fría será cuando la empleemos para empapar las torrijas. Reservamos.

Ahora preparamos las torrijas:

Llenamos el recipiente escogido con la leche que tenemos reservada. Añadimos el vino de Oporto que le va a dar el toque a este postre y batimos para mezclar bien los líquidos.

Batimos lo huevos hasta que espumen un poco y añadimos dos cucharadas de leche. Volvemos a batir y colocamos en otro plato que sea cómodo para mojar las torrijas antes de freír.

Ponemos una sartén con aceite de oliva y calentamos a fuego medio.

Mientras se calienta el aceite, Empapamos las rebanadas de pan en la leche. Le damos la vuelta para que se impregnen bien, pero que no chorreen y la pasamos por el huevo batido que ya tenemos preparado. De ahí directamente a la sartén con aceite bien caliente.

Freímos las torrijas por los dos lados hasta que estén doradas, nos ayudamos de un tenedor para ir dando la vuelta a la torrija. Retiramos a un palto con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite. Llenamos un recipiente ancho con azúcar y canela en polvo (unas 2 cucharaditas de canela por cada 100g de azúcar) y mezclamos bien con un tenedor. Rebozamos las torrijas en esta mezcla.

Dejamos enfriar y las podemos tomar a temperatura ambiente o frías y si las acompañamos de un vinito dulce, mejor que mejor.

¡Buen Provecho!




No hay comentarios:

Publicar un comentario